¿Alguna vez has escuchado hablar sobre la cuna de la tecnología?¿El corazón de la informática? Te hablamos de Silicon Valley y los cambios producidos tras el Covid-19.

Silicon Valley, el “Valle del silicio”, ubicado en el sur de San Francisco (California, Estados Unidos), es un área de aproximadamente 18 mil kilómetros cuadrados y con más de 7 millones de habitantes, en el que empresas pequeñas y grandes crean las tecnologías que han transformado cómo nos comunicamos, cómo nos transportamos, cómo trabajamos, qué compramos y cómo nos entretenemos.
Google, Facebook, Yahoo, Intel, Cisco y Linkedin sólo son algunas de las grandes empresas que tienen sus oficinas en este lugar. Su nombre significa “valle del silicio” y se denomina así por ser un valle donde hay muchas industrias de computación que utilizan el silicio para fabricar los famosos “chips”.

Su historia comienza entre los años 40 y 50 cuando un profesor de la Universidad de Stanford, Frederick Terman, impulsó varios emprendimientos de sus alumnos. Algunos de ellos dieron origen a empresas de la talla de Hewlett-Packard (HP), por lo que se le conoce como el “Padre de Silicon Valley”.
La razón por la que las empresas tecnológicas decidieron establecerse en esa zona, es que se encuentra cerca de universidades importantes como Stanford o Berkeley, ya que la industria tecnológica necesita constantemente “nuevos cerebros”.
El área está dominada por un público joven, de diversos países y etnias, con un alto poder adquisitivo, autos de lujo y obviamente por la última tecnología.

Compañías que conforman el valle del silicio:

Google: Tiene un grupo de edificios denominado GooglePlex, en cada uno hay bicicletas para transportarse, cancha de voley, mesas en espacios al aire libre, restaurante, estacionamiento con carga para autos eléctricos y un lugar para poder llevar a las mascotas al trabajo, son algunas de las cosas que se pueden apreciar en sus instalaciones. Y si no tienes tiempo de ir a la peluquería, cuentan un servicio de corte de cabello móvil que va de oficina en oficina.
Facebook: Ubicado junto a las instalaciones de Stanford, lo hace parecer parte de la universidad y sorprende con dos edificios de piedra, se respira un aire de juventud, tenis, jeans y bicicletas son lo más común en esta zona.

Apple: La famosa empresa de la manzanita no podía faltar, se encuentra en Cupertino. Y recientemente se creó el Apple Park, la sede de la empresa multinacional de tecnología Apple, ubicada en el número 1 de la Apple Park Way en la localidad de Cupertino (California), Estados Unidos. El complejo se abrió a los trabajadores de la empresa en abril de 2017, cuando las obras no habían terminado. Sus instalaciones de investigación y desarrollo son el lugar de trabajo de unas 2000 personas y reemplazan al cuartel general de la compañía en el Apple Campus de la misma localidad, que abrió en 1993.
La planta circular del edificio principal y sus enormes dimensiones han llevado a que popularmente se lo conozca como la «nave espacial». Ubicado en una parcela de 71 hectáreas, en el enorme edificio circular de cuatro plantas de altura y 260 000 m² trabajan en total 12 000 personas.

Steve Jobs quiso que el Apple Park se asemejara más a un refugio natural que a un complejo de oficinas y por eso el 80 % del terreno son zonas verdes en las que crecen árboles y plantas xerófilas propias de la zona de Cupertino, mientras que el jardín central cuenta con un gran estanque artificial.
Yahoo: Con áreas similares a Google, Yahoo también sorprende por su impresionante estructura, tiene una tienda exclusiva abierta al público, en donde se puede encontrar todo tipo de gadget con el logo de la empresa.
Electronis Arts: La empresa reina de los videojuegos, se destaca por tener pantallas en donde se muestran los últimos videojuegos, una tienda privada, sala de videojuegos electrónicos con la última tecnología y una enorme guardería para los hijos de los empleados.
Intel: El mayor fabricante de procesadores, también tiene centros de investigación y desarrollo en este lugar, además de contar con un museo dentro de sus instalaciones.
Linkedin, Microsoft, HP, McAffee: Estas y otras empresas más conforman a Silicon Valley, con arquitecturas simples pero la mejor tecnología, banda ancha y todos los servicios necesarios para lograr que coticen en la bolsa.

Drástico cambio tras el COVID-19.

Sin embargo, el valle más conocido, casa de las principales compañías tecnológicas del mundo, experimentará más cambios de los esperados tras la pandemia.

Silicon Valley no volverá a ser el mismo tras el coronavirus.

La rápida expansión del virus y las medidas de contención del mismo obligaban el pasado marzo a empresas y negocios de todo corte y catadura a cerrar sus sedes, repartidas a lo largo y ancho del Área de la Bahía de San Francisco. Con sus empleados en casa, que en algunos casos se cuentan por varios miles, la solución estaba clara: el teletrabajo. Una natural e inherente a la cultura que rodea la zona, donde todo lo relativo a los avances tecnológicos está a la orden del día.

El teletrabajo como nueva realidad.

Ha hecho falta experimentarlo de manera forzosa, pero las grandes tecnológicas se han dado cuenta, durante los últimos meses, que hay muchos puestos de trabajo que no tienen un motivo de gran peso para acudir cada día a la oficina. En su lugar, la tarea puede llevarse a cabo de manera igual de eficiente desde el propio hogar. Las reuniones vía Zoom y la organización a través de herramientas como Slack o Microsoft Teams son ya parte de la nueva rutina.
Tanto es así, que empresas eminentes del sector ya han anunciado que encaminarán parte de sus pasos presentes y futuros en dirección del trabajo remoto. Twitter y Square, dirigidas por Jack Dorsey, han comunicado a sus empleados que podrán teletrabajar de manera permanente a partir de ahora, si así lo desean –exceptuando aquellos puestos que requieran acudir a la oficina de manera irremediable–.
Shopify, otra de las que se encuentra experimentando un importante auge en el panorama tecnológico (aunque se halla afincada en Canadá), también ha manifestado que sus previsiones pasan por cerrar centros de trabajo y mover parte de su plantilla al ámbito virtual. Su CEO asegura que no solo se trata de adaptarse a los nuevos tiempos, sino que la perspectiva va más allá. Gracias al teletrabajo podrán, entre otras cosas, posibilitar que «se unan a nosotros un montón de personas increíbles de todo el mundo que de otra manera no podrían».

Por su parte, Google y Facebook han manifestado que extenderán sus condiciones actuales de trabajo desde casa hasta 2021. Pero la empresa de Mark Zuckerberg ya vaticina un futuro en el que la mitad de sus casi 50.000 empleados se encuentren en remoto para 2030.
Un ambicioso plan para el que, afirma, será necesaria una gran coordinación a la hora de acomodar y reestructurar los procesos. Nada imposible, sin embargo, en un lugar donde el término «reinvención» forma parte del ADN de quienes allí desempeñan su actividad. Adaptarse o morir.

Esto puede terminar suponiendo un importante cambio para Silicon Valley. Las empresas afincadas allí en faraónicos campus, como el recientemente estrenado Apple Park, podrían terminar por prescindir de un componente presencial tan elevado.

El valle, punto neurálgico de la creación tecnológica, ha visto crecer en los últimos años problemas derivados de la falta de vivienda a precios asequibles. Estos, ocasionado por la gran afluencia de empleados de estas grandes empresas, han provocado que en la actualidad sea territorio comanche incluso para los propios trabajadores. Ni sus elevados sueldos, que llegan a los varios cientos de miles de dólares, en según qué casos, son suficiente. El nivel de vida en la cotizada zona californiana se ha disparado.

Muchos empleados considerarían el trabajo en remoto como opción permanente.

Un hecho que se traduce en tener que buscar residencia lejos de los citados campus, invirtiendo más tiempo en desplazamiento diario. Es uno de los motivos por el que muchos empleados considerarían el trabajo en remoto como opción permanente. Un 25 % de los empleados del sector tecnológico estaría dispuesto a hacerlo, según una reciente encuesta de CNBC. En otra, llevada a cabo por la plataforma Blind, dos tercios de los trabajadores residentes en el Área de la Bahía de San Francisco se muestran favorables a mudarse.

Adaptarán el salario de sus empleados en función del coste de vida de la ciudad en la que vivan.

Todavía es pronto para conocer la estrategia a seguir por las empresas en pos de hacer esto posible. Facebook anunciaba, entre otras cosas, que adaptarán el salario de sus empleados en función del coste de vida de la ciudad en la que vivan. Es decir, un empleado que trabaje para la compañía en Silicon Valley solo obtendrá el posible cuantioso sueldo mientras se encuentre ubicado allí. Si se muda a otra área donde los costes son menores, verá reducida su retribución.
Con todo aún por dilucidar, Silicon Valley se prepara para acometer unos cambios internos que pueden marcar y dar forma a la próxima década de las empresas tecnológicas. Es momento de la era del teletrabajo.